¿Un brownie para merendar?

Ñam, ñam ñam ñam ñam, ñam ñam ñam, ñam ñam, ¡ñam!

¡Os doy la bienvenida a lo que espero sea el comienzo de una larga lista de recetas! No podía comenzar por otra que no fuera ésta. Fue la primera que hice y la que dio paso desde hace unos años a mi locura repostera.

Esta receta no es la del brownie original, de la que se cuenta que se originó a raíz del descuido de un pastelero norteamericano del siglo XIX al olvidarse echar levadura en un pastel de chocolate. Esa la dejaremos para otro día. La receta que os dejo hoy es la de un esponjoso brownie con nueces, perfecto para meriendas en esta época de lluvia acompañando a un café calentito.

Debajo de la receta encontraréis un glosario y recomendaciones. Podéis vivir sin leerlas, lo aseguro. De hecho lo mismo alguno cree que le llamo imbécil con el glosario, pero tengo que reconocer que cuando empecé no tenía ni idea de qué significaban ninguno de esos conceptos (y muchos otros que ya os diré), solo quiero compartir mi sabiduría con todos vosotros.

Ingredientes: 

225 gr de mantequilla a temperatura ambiente (*pomada) y un poco más para engrasar el molde.

225 g de harina 

150 g de chocolate para fundir en tableta (amargo o con leche, al gusto) 

125 g de azúcar

1 cucharadita de levadura

4 huevos

80-100 g de nueces peladas y troceadas.

Preparación:

1.- Pre-calentar el horno a 180 º por arriba y por abajo. Engrasar un molde de unos 23 cm. En mi caso fue cuadrado, pero puede tener cualquier forma. Lo de engrasar el molde se hace para que al sacar el bizcocho no se quede pegado a las paredes. La forma más rápida y segura de que nos quede regular es utilizando un pincel, pero en caso de no tener, animo a que prolifere la imaginación.

2.- Colocar el chocolate y la mantequilla, ambos cortados a trocitos, en un cuenco *refractario encima de un cazo con agua a fuego lento (lo que viene siendo al baño María de toda la vida). Remover hasta que la mezcla se funda, retirar del fuego y dejar enfriar. Reservar. 

3.- En otro cuenco *tamizar la harina mezclada con la levadura previamente (a poder ser con un colador grande, si no el proceso puede ser muy muy muy muy muuuuuuuuy lento). Agregar el azúcar y remover. *Tamizar la harina siempre es importante porque al pasarla por el colador la añadiremos más fina a la receta impidiendo que salgan grumos. 

4.- Batir los huevos y añadirlos a la mezcla de chocolate y mantequilla. 

5.- Incorporar la mezcla de ingredientes líquidos (huevos+chocolate+mantequilla) a la de ingredientes secos. Es importante hacerlo en ese orden para conseguir una mezcla homogénea. Remover bien con las varillas manuales, no hace falta que sean eléctricas. Si no tenemos puede hacerse con cualquier utensilio con el que se pueda remover, pero siempre nos llevará más tiempo. Por último añadir las nueces

6.- Verter la mezcla en el molde y distribuirla con una espátula para que haya la misma cantidad de masa por todas partes. Introducirlo en el horno unos 30 minutos o hasta que el pincharlo con un palillo éste salga completamente limpio. Si vuestro horno tiene ventilador bajar la temperatura a unos 160-150 º. Dejar reposar dentro del molde unos 15-20 minutos y luego pasar a una rejilla metálica para que se acabe de enfriar.

¡Y listo para comer!

Glosario (por orden de aparición):

*Pomada (mantequilla): Se dice que la mantequilla está pomada, en pomada o a punto de pomada cuando adquiere la consistencia de….¿alguien adivina qué? ¡POMADA! Esto se consigue mediante la aplicación de calor muy bajo pero constante o directamente la ausencia de frío. Es decir, sacando la mantequilla de la nevera una o dos horas antes de usarla en la receta, dependiendo del calor ambiental que tengamos en la cocina. En este caso la receta no exige la mantequilla pomada de forma obligada aunque es recomendable, pero hay recetas que sí, por lo que haced caso ¡por favor! y no la derritáis completamente, la receta no quedará igual. 

*Refractario: Que aguante altas temperaturas sin romperse. Normalmente son de vidrio. 

*Tamizar: Filtrar algo por un tamiz o, en cocina, colador.

Recomendaciones:

– El chocolate y la mantequilla también se pueden fundir en microondas, pero para ello debemos poner cada ingrediente por separado y derretir el chocolate de 10 segundos en 10 segundos para que no se queme. Cada 10 segundos hay que sacarlo de microondas y remover. La mantequilla basta con ponerla 10 segundos para que se ablande y derretirla por completo junto al chocolate que al estar caliente se derretirá prácticamente sola. 

– Para cubrir el brownie podemos espolvorear azúcar glass por encima o derretir un poco más de chocolate y extenderlo por todo el bizcocho. Si añadimos una bola de helado, sobre todo si es de vainilla, la mezcla será ¡impresionante!

– A parte de nueces podemos añadir muchas cosas a la mezcla. Otros frutos secos (piñones,pistachos, almendras, etc.), trocitos de chocolate blanco o negro, etc. Es un bizcocho tan básico que permite cualquier innovación. 

¡Que no queden ni las migas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s