Soy un desastre

Efectivamente. Soy un auténtico desastre. Nunca recuerdo nada, necesito mil alarmas en el móvil, con repetición, para acordarme de todo lo que debo hacer. Siempre llevo una agendalibretallenadepositsyservilletasdebar para ir apuntando todo lo que se me pasa por la cabeza en cualquier momento, que luego nunca miro y acabo tirando a la basura. Y es que cuando veo el nombre de un libro que podría encantarme, un blog que me interesa, una peli que me recomiendan, el regalo perfecto para alguien que me importa, una receta que quiero probar o un tema del que me gustaría dar mi opinión, siempre pienso que lo recordaré pero cuando quiero o lo necesito me es imposible. Un dije me dije: “Hasta aquí hemos llegado, mañana empiezo a organizarme” y me compré un móvil con agenda electrónica. Para qué decir más. Le he hecho menos caso aún que a la agenda que todos los septiembres compro y prometo que usaré. Este año, otro septiembre más, recién acabada la carrera de Periodismo y recién apuntada a las listas al paro, necesitaba algo para entretenerme a la vez de un poco de organización en mi vida, que si ya era un desastre siguiendo una rutina, no me quería imaginar cómo lo iba a ser sin saber qué voy a hacer cada día. Así pues, para matar dos pájaros de un tiro, bueno o tres o cuatro, he decidido abrir este blog, para escribir de vez en cuando, dar a conocer cosas curiosas que voy encontrando por ahí y así descargar en algún sitio el caos que tengo entre neurona y neurona. Espero que os guste.

Anuncios